Archive for noviembre 2nd, 2011

Libros: EL HAIKU DE LAS PALABRAS PERDIDAS


2011
11.02

EL HAIKU DE LAS PALABRAS PERDIDAS

Andrés Pascual

Plaza & Janés

Complicada se hace siempre la labor de llevar a cabo un libro contado a dos bandas con dos historias paralelas pero aun así Andrés Pascual ha conseguido terminar una novela fascinante de principio a fin.

EL HAIKU DE LAS PALABRAS PERDIDAS es uno de esos libros que atrae de por sí con su portada, que invita a ser leído por su argumento y que tras finalizar su lectura deja un poso agradable en nuestra retina.

Dos historias paralelas, centradas en su querido Japón, en este caso con momentos en el tiempo bien diferenciados, por un lado Nagasaki en el momento de la bomba atómica (1945) y por otro Tokio en febrero de 2011.

La esencia de las mismas, dos generaciones de la misma familia como clave esencial y el trasfondo de las centrales nucleares como término incluido involuntariamente potenciado debido al tsunami posterior y Fukushima en pleno debate nuclear.

Curiosa actualidad que choca con los elementos profundos de dos parejas separadas en el tiempo, ambas unidas por el entorno nuclear de diferente forma pero enlazado magistralmente en el tiempo, todo con un cuidado y mimado detalle junto a un escrito elegante y llamativo, tan atractivo como el país que sirve de inspiración para un Andrés Pascual convertido ya en un grande.

Miguel Rivera

Entrevista con DENISE REAM de CARS 2


2011
11.02

¡VELOCIDAD ANIMADA!

Bajo el nombre de Denise Ream se esconde una productora que entró a formar parte del gigante animado Pixar Animation Studios en octubre de 2006. Entre otras producciones cuenta en su C.V. con “Misión Imposible 3”, Piratas del Caribe-El Cofre del Hombre Muerto o Transformers. La entrevista que os presentamos a continuación habla de su último trabajo en “Cars” que hoy llega en DVD y Blu Ray.

¿Qué papel desempeñas en “Cars 2”?

DR: Soy la productora de “Cars 2”. Empecé a trabajar en la película en agosto de 2008, antes de terminar “Up”. Fui productora asociada en “Up”, mi primera película después de incorporarme a Pixar en 2006.

¿Qué diferencias hayentre “Cars 2” y “Cars”?

DR: Lo cierto es que cuando llegó el momento de hacer “Cars 2” resultó muy útil tener una plantilla. Pero hemos ampliado el espectro al incluir todos esos lugares internacionales. Es cierto que ya teníamos el aspecto de la película, pero había que añadir muchísimas cosas. Incorporar todas esas localizaciones fue el mayor desafío ya que representan el doble de localizaciones que cualquier otra cinta de Pixar. Además, “Cars 2” tiene más planos de masas, más efectos especiales y más personajes. Es enorme. Tuvimos la suerte de contar con Harley Jessup, un diseñador muy experimentado. Supervisó un departamento artístico con mucho talento cuyo trabajo de diseño superó todas nuestras expectativas.

Es muy probable que ésta sea la película más importante en la que he trabajado en lo que se refiere a la creación de ambientes y eso incluye a “Star Wars: Episode III—Revenge of the Sith” (La guerra de las galaxias. Episodio III: La venganza de los Sith).

¿Cómo elaboraste esos escenarios mundiales tan diversos?

DR: John [Lasseter] insistió en que realizáramos una investigación exhaustiva. Hemos hecho bastantes viajes de documentación, puede que más que en ninguna otra película. Fuimos a la auto-escuela Jim Russell en Infineon Raceway, en Sonoma, y nos llevamos al departamento de animación. Fue muy divertido. También tuve que ir al Gran Premio de Mónaco. ¡Fue espectacular!

En “Cars 2″, John hizo mucho hincapié en la investigación. Visitamos cinco países y lugares tan emblemáticos como Tokio, París y Londres. Pasamos mucho tiempo estudiando los coches que se conducían en esos países, y también observando la paleta de colores. De hecho, uno de nuestros directores artísticos se encargó de contar cuántos coches blancos, rojos, grises y verdes veía en cada país. Y tuvo una enorme influencia en la paleta de colores de la película.

La iluminación es absolutamente espectacular. Tenemos la suerte de contar con Sharon Calahan como directora de fotografía e iluminación. Se documenta de forma exhaustiva. Es fantástica. Le das todos esos platós maravillosamente bien diseñados y hace que sean aún más espectaculares.

¿En “Cars 2″ salen pilotos de carreras de verdad?

DR: El piloto de Fórmula Uno Lewis Hamilton hace un cameo. Es un auténtico caballero. Lo más curioso fue que Lewis participó también en el diseño de su coche. Sabía perfectamente lo que quería. Su emblema es una combinación de la bandera de Inglaterra y la de Grenada y figura en su casco, en el que lleva en las carreras de verdad. Quería que el coche fuera negro con rayas amarillas y escogió las ruedas. Lo pasamos genial enviándonos fotos y comentarios.

En la película, Jeff Corvette es Jeff Gordon, el piloto norteamericano de NASCAR y también le entusiasmó participar. Trabajar con él es un auténtico placer. Es genial trabajar con gente que es fan de Pixar, y tanto Lewis y Jeff son fans del estudio.

¿Qué tipo de música hay en “Cars 2”?

DR: La película reúne un grupo ecléctico de músicos de todo el mundo. Queríamos que Michael Giacchino se implicara desde el primer momento. Trabajar con él en “Up” fue una experiencia magnífica. Tiene muchísimo talento. Es un tipo increíble. Puede hacer cualquier cosa. Ha compuesto una banda sonora magnífica para “Cars 2”. Es muy original.

Brad Paisley y Robbie Williams colaboraron en la canción de créditos de fin. Era muy importante para John [Lasseter]. Quería que hubiera un dueto al final de la película que reflejara a Mate y a Rayo y la amistad entre ambos. Brad hace una segunda canción llamada “Nobody’s Fool” que se compuso teniendo en mente a Mate.

Weezer hace una versión de “You Might Think”, la canción de ‘The Cars’ que es realmente buena. Tenemos una canción francesa que grabó Bénabar, un cantante francés muy conocido. Me encantó la idea. También hay una canción de Perfume, una banda japonesa de chicas, que es perfecta para la gala de Tokio.

Hay una canción genial para el pueblecito italiano. Al público le va a encantar. Cuando John y yo volvíamos de una sesión de grabación en Londres, oímos un pequeño fragmento y se nos pegó inmediatamente. Fue muy gracioso porque John y yo, y también el taxista, seguíamos el ritmo de la canción con los dedos. Fue divertidísimo.

Fuente: Disney