Teatro: Crónica de THE HOLE

2011
10.07

THE HOLE

Yllana, Paco León

Teatro Häagen-Dazs Calderón, Madrid

Comenzamos hablando de “una rata, una fiesta, risas y gente en cueros” perfecto resumen aunque igual algo corto para lo que encontramos en THE HOLE (El Agujero) cuyo título también sirve de perfecta comunión con lo que observamos sobre un escenario, el del Teatro Häagen-Dazs, convertido para la ocasión.

THE HOLE es puro espectáculo, irreverente, divertido, sexual y “endiablado”, picante a más no poder y a veces absurdo, gracias al toque Yllana creadores de la misma junto al genial Paco León, maestro de ceremonias perfecto y alocado que en forma de monólogos e historias sexualmente divertidas, arranca nuestras sonrisas y vítores cada segundo que aparece.

Lo primero de todo decir que el teatro se ha reconvertido en una especie a medio camino de puticlub y cabaret, todo adornado de colores rojizos y provocadores, encontrando unas primeras filas con sillas y mesas de bar (mesas Premium), donde podremos cenar y beber mientras vemos el espectáculo e incluso encontrando dos butacas sobre escenario a los lados (las llamadas The Hole Experience, más caras por supuesto) que le dan otro punto de vista al evento para el espectador.

Así y tras tomar asiento todo lo que conocíamos desaparece para introducirnos en un cabaret y circo espectacular, que tan pronto pasa de la risa descarnada del “diablo” Paco León a números de patinadores, trapecistas o gimnastas picantonas, donde el desnudo integral, por parte de chico y chica, los penes de goma y el chiste ingenioso y casi pornográfico se topan con un espectador que no para de batir la mandíbula con las ocurrencias de cada número, sorpresivo e irreverente.

Música sumamente bien escogida, pasando de lo internacional a lo nacional y por estilos diversos que encajan perfectamente por cuatro cantantes a capela extraordinarios, topando con ese punto Yllana fresco y chispeante al igual que reconocible. Espectáculo en el aire al más puro estilo El Circo del Sol, números de cabaret con desnudos sin tapujos y por supuesto un maestro como Paco León que en su relación con una rata, sí, lo que oímos, nos muestra una gracia inconmensurable bajo cierto aire gay y entorno musical al estilo festivo del barrio de Chueca cuyo colorido encaja a la perfección en una obra diferente, fresca y abierta.

Genialidad pura y dura de la que no cabía esperar ni más ni menos cuando dos grandes como Yllana y Paco León bajo texto del genial Secun de la Rosa se juntan, todo dotado de ingenio y mucho picante en un espectáculo cuya moraleja final es saber disfrutar de la vida y pasarlo bien mientras se pueda. Altamente recomendado.

N.R. Gracias al trabajo de Truc Comunicación con nuestro Grupo Editorial Prensa Digitalia.

Miguel Rivera

 

 

Tu respuesta